EXPERT'S CORNER

EL DELINEADOR DE OJOS EN GEL, VERSIÓN FÁCIL

¡No les tengas miedo a los frascos de delineador de ojos en gel! Una vez que descubres los secretos para aplicarlo, no solo te sorprenderá lo fácil que resulta ponerlo -y que permanezca en su sitio- sino también lo impecable que estarás cada vez.

1. Como siempre, comienza con la cara limpia y recién hidratada. Si sueles usar base de maquillaje, aplícatela ahora. 

2. Utilizando una brocha de sombra de ojos plana pero con volumen, aplícate una base de sombra de ojos transparente o de color neutral, o un imprimador de maquillaje de ojos. Este puede ser mate o con brillos. Aplica la base tan cerca de las pestañas como puedas, trabajándola con la brocha. Usa luego las puntas de los dedos o una brocha más grande con volumen para trabajar la base hasta lo alto de la cuenca del ojo. Con una base, el delineador de ojos durará aún más, pero puedes elegir no usarla, si así lo prefieres.

3. ¡Hora de definir un ángulo! Usando una brocha delineadora de ojos en bies, coloca el lado corto justo al lado de la última de tus pestañas superiores. Si giras el extremo largo de la brocha hacia la punta de la ceja, conseguirás un fantástico ojo de gato. Si diriges el ángulo del extremo largo de la brocha directamente hacia afuera, en línea con tus pestañas, le darás más anchura a tu ojo. Marca qué ángulo deseas, y dónde debes terminar la línea.

4. Lo estupendo del delineador de ojos en gel es que resulta increíblemente fácil trabajar con él y lo aplicas con una fluidez de ensueño, lo cual permite crear una línea más definida que el lápiz de kohl y permite más control que un delineador líquido. Moja la brocha delineadora en bies en el tarro de gel y aplícala a la piel, cerca de las pestañas. Trabaja desde fuera hacia adentro, hacia el centro del ojo. Para ahí.

5. Regresa a la comisura exterior del ojo y dibuja una segunda línea por encima de la línea que acabas de trazar, dejando un pequeño espacio entre ambas líneas. Con un espacio más ancho crearías un look más dramático, pero dejémoslo natural por ahora. Ahora dibuja una tercera línea desde la comisura interna del ojo hacia el centro, uniéndose a las otras líneas. Llega con la brocha lo más cerca de las pestañas que puedas.

6. Tira suavemente de la piel del ojo hacia el costado con un dedo y rellena el espacio entre las líneas, presionando el gel sobre la piel. 

7. ¡Listo! Una línea de ojos impecable, hecha con elegancia y sencillez. Además, te aguantará un montón. Si deseas un negro aún más intenso, puedes repasar las líneas pintadas con gel con un delineador líquido por encima. Y siempre puedes jugar con los colores. Los tarros de gel son fantásticos para tener una amplia variedad. ¡Ve a por ello!

Volver al inicio
Volver arriba