Get perfect sun-kissed skin in 7 easy steps.

Get perfect sun-kissed skin in 7 easy steps.

CÓMO OBTENER UNA PIEL BAÑADA POR EL SOL

¿Amas el sol, pero no quieres arriesgarte a que te haga daño? ¡No eres la única! Aquí viene una fácil guía paso a paso para lograr ese rostro luminoso, bañado por el sol en cualquier época del año, pero que resulta tan perfecto justamente ahora.

1. Empieza con la piel limpia e hidratada. ¡No te olvides de las orejas y el cuello! Prueba una hidratante más ligera para el clima más cálido y ya que estás, cambia la base de maquillaje (si es que la usas) por una hidratante con color. Úsalo solo en caso necesario, y si necesitas un poquito más de cobertura en ciertos lugares, usa un corrector. 

2. Un bronceador puede resultar increíblemente natural. Usa un bronceador en crema para pieles más secas, polvo para pieles más grasas (busca tonos cálidos y nada que tenga brillos o purpurina) con una brocha suave y esponjosa para contornos, de las que tienen las fibras redondeadas. Aplica una fina capa en los puntos donde el sol naturalmente caería primero: las sienes, el puente de la nariz, sobre los pómulos, mejillas y a lo largo del hueso orbital superior.  

3. Difumínalo con la brocha con gran entusiasmo, o al menos hasta que no se noten líneas marcadas.

4. ¡Hora de iluminar! En líquido o en polvo, tú decides, pero de nuevo, evita los brillos y cualquier cosa con tonos blancos o tiza. Solo hay tres puntos que deberías iluminar: la parte más alta de tus pómulos, justo encima del bronceador, la frente sobre las cejas y el extremo interno de los ojos. Mézclalo y difumínalo para que se funda en tu piel recién bronceada.

5. Bronceado, sin embargo, no significa desnudo en el resto de la cara. Con una brocha diferente, aplica un poco de sombra de ojos marrón neutral (minimiza los brillos, por favor) sobre los párpados y mézclalo con movimientos circulares hasta que logres la forma deseada. Aplica un poco de sombra la línea inferior de las pestañas, presionando levemente con la brocha al pasar. Añade luego un toque de iluminador al centro del párpado, si te apetece. Para las mejillas, aplica un poco de colorete a las manzanas de la mejilla, alrededor de donde acaba el bronceador. ¡Difumina!

6. También queremos aportar definición a los ojos, así que cúrvate las pestañas y aplica máscara marrón, que aporta un look más natural que el negro. Péinate luego las cejas para ponerlas en su lugar y rellénalas levemente con polvo o gel de cejas con color. 

7. Acaba con un polvo mate del tono de tu piel en las zonas donde suele empezar a brotar grasa: la frente, bajo los ojos, mejillas y a lo largo de la nariz. Y para darle un ímpetu adicional, una barra de labios color coral es el complemento perfecto para un look bronceado. Aplícala con pincel para lograr un efecto de larga duración ¡o simplemente pásate el pintalabios y prepárate para lucir esa piel bañada por el sol¡

Volver al inicio
Volver arriba