Manage oily skin with the right skincare products and makeup, Getty Images.

Manage oily skin with the right skincare products and makeup, Getty Images.

CÓMO LIDIAR CON LA PIEL GRASA

¿Tu cara parece una bola de grasa hacia mediodía? Afortunadamente, la piel grasa se puede manejar fácilmente con un sencillo ajuste de tu rutina cotidiana de cuidados para la piel y añadiendo un ingrediente sorprendente.

¿QUÉ TENEMOS?
Una buena piel (la mayoría del tiempo) con un brillo saludable.

¿Y CUÁL ES EL PROBLEMA?
Para la hora del almuerzo, mi cara parece una balsa de aceite. El maquillaje a veces se desplaza. También me preocupo por los granos.

ÉSTO ES LO QUE HAY QUE HACER...
Las malas noticias primero: la piel grasa es algo con lo que naces y ninguna cantidad de productos lo va a poder cambiar. Las buenas noticias: ¡desde luego que se puede manejar la piel grasa! Primero y ante todo, echa un vistazo a tu rutina cotidiana de cuidado de la piel. Aunque cualquier cosa que te haga sentir cosquilleos (como el mentol, el eucalipto o el limón) o contenga alcohol pueda parecer de ayuda, lo más probable es que estén resecándote y/o irritándote la piel y haciéndola producir más grasa. Puaj. Evita también cualquier producto para la piel o maquillaje en forma de crema: son grandes culpables del bloqueo de poros, lo cual exacerba la producción de grasa y lamentablemente puede hacer que tengas poros más grandes y granos. Mejor es que te ciñas a las fórmulas líquidas, en gel o en serum. Si no te estás exfoliando con ácido salicílico (BHA), empieza ahora. No solo tendrás poros más refinados sino que también calmará la producción de grasa. Y en lo referente a maquillaje, los imprimadores matificantes son un sueño hecho realidad. Frenan los brillos no deseados antes de que se produzcan y hacen que el maquillaje se adhiera mejor. Luego, absorber el exceso de grasa es clave. Aquí es cuando resulta útil el papel secante, seguido por una pasadita de polvos. Adelante, saca ese compacto chic que tienes.

Volver al inicio
Volver arriba