Is draping the new contouring?

¿Es el draping el nuevo contouring?

¿Y vamos a reemplazar nuestros iluminadores por face gloss? Te presentamos tres tendencias de maquillaje para probar ahora.

DRAPING
Deja de lado la paleta de contornos porque ahora lo que se lleva es esculpir tu rostro con colorete, o sea, draping. Recordando las décadas de 1970 y 1980, el draping sigue la estructura natural del hueso y al usar color para realzar los contornos, es un look con carácter que cualquiera puede llevar. Puedes crear un efecto elevador aplicando colorete a lo largo de la parte superior de los pómulos (en lugar de en las manzanas), aplicando luego en la línea de la mandíbula y costados del cuello. Para esculpir (especialmente útil en las caras redondas), aplica el colorete un poco por debajo de las manzanas de tus mejillas, y tu cara inmediatamente parecerá más ovalada. Para dar el efecto de una cara más rellenita, sonríe y gira con la brocha con colorete por las manzanas de las mejillas. Y finalmente, el look más dramático es aplicar el colorete por la frente en las sienes, el puente de la nariz, punta de la barbilla y a lo largo de los costados del cuello cerca de los lóbulos de las orejas. ¡En todos los casos, recuerda difuminar bien!

FACE GLOSS
Los iluminadores son ciertamente algo hermoso, pero a veces quieres la luminosidad sin el brillo, ¿verdad? Presentamos el Face Gloss. Se aplica sobre la base de maquillaje o sobre la piel al natural en los lugares de iluminación habituales –mejillas, el puente de la nariz, el arco de Cupido– pero tienes la ventaja adicional de poderte aplicar el gloss en los párpados. Tendrás una luminosidad cuando la luz caiga sobre los ángulos de tu cara, y al asegurarte de que solo ciertas partes tengan brillos mientras que el resto permanece mate, tu luminosidad parecerá deliberada. ¿El resultado? Un efecto refulgente natural que parece provenir de tu propia piel, no del realce de un iluminador. Como no hay polvos ni chispas, parece menos maquillado. Simplemente resplandeciente y muy bonito.

COLORETE MORADO
El morado tiene mala reputación en la belleza: es antinatural, es difícil que quede bien, parece un moretón, ¡simplemente da miedo! De acuerdo, el morado sí que resulta muy fuerte y profundo en un compacto, pero lo cierto es que el tono es enormemente halagador, lo cual no debería ser ninguna sorpresa dado que forma parte de la familia de correctores de color. En otras palabras, el morado puede verdaderamente alegrar tu cutis. En una piel apagada y amarillenta, un toque de colorete morado puede convertir tu cara en una visión de luminosidad y luz. Como con cualquier colorete, elige un color que sea correcto para tu tono de piel y o bien conviértelo en la estrella de tu look (con un color de labios en rosa crudo) o equilibra unos labios fuertes y atrevidos, especialmente en tono oscuro, con varias capas de máscara para un verdadero glamour. 

SHOP THE STORY
Volver al inicio
Volver arriba