Christian Dior, Gucci, Rochas and Julien Macdonald, Fall/Winter 2014, All Over Press.

Christian Dior, Gucci, Rochas and Julien Macdonald, Fall/Winter 2014, All Over Press.

Vistas atrevidas

De desnudo a chillón... Esta temporada, los maquilladores descargan todo su arsenal técnico en nuestros párpados y pestañas.

En verano es cuestión de ir libre de maquillaje, con una desenfadada belleza bañada por el sol. Pero antes de que nos demos cuenta, esos interminables cálidos días se convierten en frescas noches de otoño y de pronto, los elementos específicos de belleza que tienen la capacidad de corvertir a toda mujer una maravillosa obra de arte, vuelven a cobrar primordial importancia. El contraste resultará especialmente llamativo este año, dado que el foco de atención cae sobre nuestro rasgo más expresivo: los ojos. Después de varias temporadas de un look casi desnudo, estilo "acabo de caerme de la cama así como me ves", los maquilladores han descargado toda su paleta de colores y arsenal técnico para las pasarelas del otoño, volviendo a poner de moda los ojos atrevidos. Vimos tiras de látex centelleante en Christian Dior, cortesía de Pat McGrath; Val Garland creó bloques de color completo para Julien Macdonald, y los párpados con purpurina de Tom Pecheux brillaron en Altuzarra. 

Así que, ¿por qué ese súbito giro de desnudo a chillón? "Estas últimas temporadas han sido muy deportivas, así que pienso que la sensación general era de que ya era hora de inyectar un poco de diversión y glamour a la pasarela", comenta la directora de belleza y salud de Marie Claire, Erin Flaherty. "Con todo ese punto grueso y zapatillas que vimos en las colecciones, también es una forma de 'vestir' un poco esa moda informal". 

Las pestañas postizas se han recargado deliberadamente en Rochas y Gucci. Es un guiño a los marchosos años sesenta, sonriéndole al estilo turbio londinense, viendo también un renacimiento de los ojos de gato en Marc by Marc Jacobs y Chanel. El primero era el de la clásica niña mala, con el ojo entero bordeado con el delineador más negro posible, y Chanel tomó los colores brillantes de neón y los extendió solamente hasta el centro del párpado. 

Utilizar esta clase de drama a nivel cotidiano requiere de una cierta habilidad. Los expertos de belleza están todos de acuerdo con que cuando el énfasis está en ojos marcados, el resto de la cara debería maquillarse al mínimo. Plantéate los labios en color crudo, dejando la piel con un aspecto limpio y natural.

Con pigmentos así de intensos, la clave es mezclar, afirma Jane Larkworthy, la directora de belleza de la W Magazine. "Con la calidez de los dedos o una tenaz brocha mezcladora, puedes llevar los colores más salvajes restándoles importancia. Una ese chiflado verde lima o un teja brillante como fina línea en el borde del párpado. Añadir un toque de máscara de color brillante en las puntas de las pestañas es otra forma sencilla de susurrar carácter".

Volver al inicio
Volver arriba