Grain bowl with preserved lemons.

BOL DE CEREALES CON LIMONES EN CONSERVA

En esta deliciosa receta, la bloguera Julia Gartland de Sassy Kitchen combina dos de las cosas que debemos comer en 2016: los bols hippies y los limones en conserva.

Los limones en conserva son el primo de más edad y sabiduría, así como más aroma, de los limones frescos.  Estos limones entre dulces y salados son tan únicos y aromáticos que resultan casi indescriptibles. Aunque se los encuentra principalmente en la gastronomía del norte de África, los limones en conserva se utilizan para aportarle la luminosidad del limón a cualquier plato. Lo más frecuente es encontrarlos en las tiendas de especialidades gastronómicas, pero resulta igual de fácil hacerlos en casa (con un poco de paciencia, o tal vez mucha). Los puedes hacer de manera auténticacomo conserva rápida o incluso “escabechados” estilo Ottolenghi.

A la mayoría de la gente le cuesta trabajo pensar en cómo usarlos si no es con el habitual tajín o guiso de pollo marroquí, pero quedan bien poco menos que en cualquier parte. De hecho, en cualquier plato donde usarías un limón normal. Mi forma preferida de utilizar los limones en conserva es con las ensaladas de grano o "bols hippie" para darles ese toque extra especial. También son un increíble añadido para salsas, dips, tu receta de hummus favorita, pasta, pesto y mucho más. Pruébalos en casa o cómpralos en una tienda: este condimento especial es tu artículo imprescindible para 2016.

BOL DE CEREALES CON LIMONES EN CONSERVA 
(SIN GLUTEN) 

Para 4

1 taza de garbanzos secos

1 taza de quinua tricolor

1/3 de taza de semillas de girasol, tostadas

3 limones en conserva, solo la piel y cortada en dados pequeños (guarda la pulpa para otro uso)

4-5 hojas de kale, sin tallo y picadas 

1 ramillete pequeño de perejil, troceado grueso (aprox. 1/2 taza de perejil picado)

5-6 ramas de menta fresca, picada

8 orejones de albaricoque, en dados

90 g de queso feta, demenuzado

Gomasio de sésamo negro, para decorar (opcional)

Sal marina al gusto

pimienta recién triturada

 

Aliño de tahini-miso:

2/3 de taza de tahini

1 cucharada de pasta de miso blanco

Zumo de 1/2 limón

1 cucharadita de tamari

1/3-1/2 taza de agua, dependiendo de la consistencia deseada

Mete los garbanzos en una olla con suficiente agua como para que queden cubiertos por unos 10 centímetros.  Llévalo a hervor y luego tápalo y déjalo estar una hora. Este método es una forma rápida de eliminar la necesidad de remojarlos toda la noche. Cuando haya pasado una hora, llévalo a hervor y luego déjalo hervir a fuego lento hasta que estén tiernos, unos 45 minutos. Escúrrelos, enjuágalos en agua fría y déjalos a un lado hasta que se enfríen.

En otra olla pon la quinua, 2 tazas de agua y un pellizco de sal. Llévala a hervor, luego a fuego lento durante 14-16 minutos o hasta que esté esponjosa. Déjalo a un lado para que se vaya enfriando.

En un bol pequeño, bate todos los ingredientes del aliño hasta que queden homogéneos y con la consistencia deseada.

En una ensaladera grande, coloca los garbanzos, la quinua fría, las semillas de girasol, los limones en conserva en dados, el kale, las hierbas y el albaricoque seco. Sazónalo al gusto con sal marina y pimienta y mézclalo bien para que se impregne. Corona el cuenco con el queso feta desmenuzado y el gomasio (opcional). Completa cada ración con un generoso chorro del aliño de tahini-miso. ¡Sírvelo inmediatamente!
 

 JULIA GARTLAND

JULIA GARTLAND

Fotógrafa residente en Nueva York, estilista alimenticia y cocinera autodidacta. 

BLOG:  Sassykitchen.com

INSTAGRAM: @sassykitchen

 

 

 

 

 

 

 

SHOP THE STORY
Volver al inicio
Volver arriba