Grain-free spaghetti with wild mushrooms and parmesan.

Grain-free spaghetti with wild mushrooms and parmesan.

CÓMO NO ECHAR DE MENOS LA PASTA

Las verduras hechas virutas y espirales están por todo Internet últimamente, ¿pero podrían DE VERDAD reemplazar a la pasta? Los bonitos y contundentes espaguetis de calabaza con setas salvajes de Julia Gartland te convencerán.

No lo voy a negar: me llevó un tiempo aceptar la moda de los espaguetis de calabaza. Siempre me pareció como un plato "de dieta", como los fideos de kelp, así que prefería simplemente comerme los de verdad. Eso hasta que finalmente comí espaguetis de calabaza: confía en mí, no es lo que piensas. Son cremosos y deliciosos, con una textura fabulosa. La verdad es que no echarás en falta los fideos porque la calabaza "cabello de ángel" es algo totalmente diferente. Es contundente a la vez que no cae pesada, y en principio no te producirá sentimientos de culpa (si es que te preocupan esas cosas). Es una deliciosa y sencilla alternativa a la pasta, especialmente si estás intentando evitar los cereales o el gluten. 

Me encanta esta receta de fabulosos umami de setas salvajes y parmesano, por no mencionar las incontables y suculentas hierbas. Puedes usar esta misma receta y sustituir las setas por lentejas (beluga, francesas o verdes son las que quedan mejor) o incluso carne de vacas alimentadas a hierba, si la comes. Puedes utilizar la calabaza "cabello de ángel" para reemplazar los espaguetis en casi cualquier receta de pasta que encuentres y preparar una deliciosa cena entre semana. Te prometo que empezarás a tener ansias de comer estos espaguetis sin pasta y te preguntarás cuándo empezaste a ser una persona tan saludable.

"ESPAGUETIS" SIN CEREALES

Espaguetis (de calabaza) con setas salvajes, hierbas y parmesano

2-4 raciones

Una calabaza "cabello de ángel" (Spaghetti squash) de 1,5 kg, partida por la mitad y sin pepitas 

3 cucharadas de aceite de oliva, a repartir

45 gr de setas "lengua de gato"

80g de champiñones morenos (portobello pequeño), en dados

60 gr de setas nebrodini, en dados

60 gr de setas maitake, desgarradas

Parmigiano reggiano, para servir

Sal marina al gusto

Pimienta negra recién triturada


Salsa

2-3 cucharadas de aceite de oliva

3 dientes de ajo, picados fino

1 cebolla pequeña, en dados

1 lata (800 gr) de tomates enteros y pelados (estilo San Marzano, de ser posible)

Ralladura de 1 limón

3 ramitas de cada: tomillo, salvia, romero y orégano (frescos)

1/2 cucharadita de chile en copos

Sal marina al gusto

Pimienta negra recién triturada

Precalienta el horno a 190º C. Unta las mitades de calabaza con aceite de oliva (aprox. 1 cucharada) Ponle sal a cada cavidad y colócalas en una bandeja de horno recubierta de papel de aluminio.  Hornéalas durante 55-60 minutos o hasta que estén tiernas (cuando se puede perforar la piel fácilmente con un tenedor, están listas). Raspa la carne hasta la piel con un tenedor para formar los espaguetis mágicos. Cúbrelos con el papel de aluminio para mantenerlos calientes.

Para hacer la salsa: En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio.  Añade el ajo y la cebolla, removiendo con frecuencia durante unos 2 a 3 minutos. Añade luego la lata de tomates, la ralladura de un limón y todas las hierbas atadas con hilo de cocina. Añade el chile en copos, sal marina al gusto y pimienta fresca molida. Añade 2/3 de taza de agua. Lleva la mezcla a hervor, luego reduce el fuego hasta que hierva a fuego lento y tápalo.

Déjalo hervir a fuego lento durante 20-25 minutos. Saca el manojo de hierbas y retira la salsa del fuego. Usa luego tu cuchara de madera para desmenuzar los tomates hasta la consistencia deseada (con trozos visibles o más homogénea). También puedes usar una licuadora si prefieres que la salsa quede supersuave. Mantenla tapada para que conserve el calor.

En una sartén de hierro colado, calienta 2 cucharadas de aceite de oliva a fuego medio. Añade las setas y remueve de vez en cuando. Asegúrate de que la sartén no quede demasiado repleta: la idea es que las setas se doren, no que se hagan al vapor. Saltéalas durante 5-7 minutos o hasta que estén doradas y tiernas.  

Para servir, coloca una generosa ración de calabaza en un plato y corónala con salsa de tomate y setas salvajes. Ralla el parmesano reggiano por encima y sazónalo con un pellizco de sal marina en escamas y pimienta recién molida. Cómelo inmediatamente, preferiblemente con un vino tinto y buena compañía.


JULIA GARTLAND

Fotógrafa residente en Nueva York, estilista alimenticia y cocinera autodidacta. 

BLOG:  Sassykitchen.com

INSTAGRAM: @sassykitchen

SHARE
SHOP THE STORY
Volver al inicio
Volver arriba