Salty pots de crème with lavender whipped cream.

Salty pots de crème with lavender whipped cream.

Pots de Crème

¿Decadente y sin lácteos al mismo tiempo? Dale la bienvenida a los pots de crème salados con nata montada a la lavanda de Julia Gartland.

Julia Gartland

Pots de Crème es en realidad simplemente unas natillas al horno, pero este nombre resulta tanto más elegante... Este plato es el postre perfecto para ofrecer a visitas. Esta receta se puede hacer con antelación, es relativamente sin estrés, y a todos les gustan las raciones individuales. Es un postre verdaderamente tan decadente como su nombre insinúa.

La versión clásica utiliza una montaña de nata, cosa que puede ser delicioso, pero este postre no lleva nada de lácteos.  Tanto si estás evitándolos o si les tienes alergia, tus invitados no notarán la diferencia - ¡así de bueno está! Además, nunca te puedes equivocar apostando por el chocolate salado.

POTS DE CREME con escamas de sal marina y nata montada a la lavanda (Sin gluten, sin lácteos)

4 raciones

1 lata (aprox. 440 ml) de leche de coco entera

2 yemas de huevo

2 cucharadas de manteca de almendras, crujiente

1/4 taza de azúcar de coco

1 vaina de vainilla, sin semillas

4 onzas (aprox. 120 g) de chocolate oscuro, del 60-70%, troceado fino

1 cucharada de cacao en polvo

1/4 cucharadita de sal marina

Sal marina en escamas, para servir

Precalienta el horno a 150 ºC.  En un cazo pequeño, calienta la leche de coco, semillas de vainilla y su vaina, hasta que casi hierva.  Resérvalo y déjalo tomar sabor durante 10 minutos.  Retira la vaina de vainilla (¡guárdala para luego!) y añade la sal, chocolate, cacao en polvo y manteca de almendras, batiendo hasta que quede homogéneo.  Déjalo a un lado para que se vaya enfriando.

En otro cuenco, bate las yemas y el azúcar de coco.  Añade lentamente el chocolate caliente a la mezcla de huevo, batiendo, poco a poco, asegurándote de que la mezcla de huevo no se calienta demasiado.  Bátelo hasta que esté terso.

Reparte las natillas entre 4 potecitos individuales aptos para el horno.  Colócalos en un molde de horno profundo, con lados altos, y vierte agua caliente en el molde de modo que cubra los potes hasta la mitad. Hornéalo en el centro del horno durante 40-45 minutos o hasta que las natillas hayan cuajado, pero aún se muevan un poco al agitarlas.  Déjalo a un lado para que se vaya enfriando, luego refrigéralas 3-4 horas antes de servir.  Sírvelas con nata montada a la lavanda y escamas de sal marina.

NATA MONTADA A LA LAVANDA:

1 lata de leche de coco, enfriada toda la noche o al menos 6 horas

1 cucharadita de capullos de lavanda

1/4 taza de sirope de arce 

La vaina de vainilla usada

1 cucharada de azúcar glas

En un cazo pequeño, calienta el sirope de arce, la vaina de vainilla y los capullos de lavanda hasta que estén calientes, pero sin que llegue a hervir.  Déjalo soltar sabor durante 5-7 minutos, luego fíltralo por un colador de malla fina déjalo enfriar. 

Saca la crema de coco densa de la parte superior de la lata fría.  Desecha el resto del líquido, o guárdalo para batidos, sopas, etc.  En un robot de cocina, bate la nata de coco con el sirope de arce ya frío y el azúcar glas.  Sírvelo sobre los pots de crème.


JULIA GARTLAND

Fotógrafa residente en Nueva York, estilista alimenticia y cocinera autodidacta. 

BLOG: Sassykitchen.com

INSTAGRAM: @sassykitchen

SHARE
Volver al inicio
Volver arriba