En el autobús de la gira con Zara Larsson

La joven y dogmática estrella del pop sueca revela qué la pone nerviosa, por qué se rodea de un personal totalmente femenino – y de qué iban los rumores sobre Justin Bieber.

Las cortinillas del autobús plateado de la gira están bajadas, aparcado como está a la puerta del  9:30 Club de Washington D.C. Es un local legendario que ha acogido a algunas de las bandas y artistas más grandes del mundo –de Nirvana a Adele y Justin Timberlake– en sus 35 años desde que se inauguró. Es temprano por la tarde y un grupo de fans adolescentes están sentados en el pavimento afuera, apoyados contra el muro de ladrillo mientras se cubren las piernas desnudas con mantas. Llamamos a la puerta del autobús, se abren las cortinillas y la manager de la gira de Zara Larsson nos deja subir a bordo.

Zara está cansada. Ha completado la mitad de su gira norteamericana y acaba de regresar al bus –que también es su hogar temporal– después de visitar un hospital infantil en el centro de la ciudad. "No logro dormir nada en este bus", nos cuenta, tumbada en un sofá de cuero marrón, "¡pero se me da bien dormir siestas!"

Ha estado en carretera durante poco más de un mes, viajando por el continente junto con su equipo, totalmente femenino. Esta artista de fuertes opiniones es tan feminista como se pueda llegar a ser y le encanta rodearse de mujeres fuertes.

"Sinceramente, no fue algo que yo planificara o solicitara por mi parte, eso de que solo fuéramos chicas en esta gira: simplemente sucedió. La mayor parte de las personas con las que trabajo son mujeres y me siento cómoda con ello, pero tampoco tengo ningún problema trabajando con chicos", afirma.

Solo han pasado unos pocos años desde que era yo la que estaba esperando a entrar a un concierto para ver a mis ídolos.


ZARA LARSSON
 

Esta es una gira pequeña y corta, que comparte con el grupo electrónico británico Clean Bandit.

Para Zara todavía es solo el principio, y es muy expresiva acerca de sus objetivos y ambiciones musicales.

"Tengo conmigo a las mejores bailarinas del mundo y me encanta pasar tiempo con ellas, así que nunca me siento sola aquí. Es cierto que extraño a mi familia y buenos amigos, pero estoy haciendo lo que amo y es fácil ir de gira: todo es rutina".

La estrella del pop se frota el sueño de los ojos y sale del autobús, para regocijo de los fans adolescentes que la esperan. Ella les abraza, se sacan fotos y recibe una carta escrita a mano que promete leer más tarde. "¡Siempre las leo! Si viene una dirección, intento enviarles de vuelta autógrafos o un álbum". Felicita a sus jóvenes fans y les hace saber lo mucho que significa que estén aquí.

"Es bastante irreal", comenta una vez dentro del local. "Solo han pasado unos pocos años desde que era yo la que estaba esperando a entrar a un concierto para ver a mis ídolos, y ahora hay gente a la que gusto de la misma forma en que a mí me gustan otras bandas y artistas", declara mientras saca el teléfono, que está cubierto de fotos de Nicki Minaj, Rihanna y, por supuesto, Beyoncé.


El ascenso de Zara Larsson a la fama internacional no ha pasado de la noche a la mañana, pero trascender de ser una joven cantante de pop sueca a estrella global ciertamente ha sido rápido. Su música ha sido reproducida más de dos mil millones de veces online, y no importa donde vivas, es imposible que no hayas escuchado uno (o todos) sus enormes hits Lush Life, Never Forget You, I Would Like Ain’t My Fault. A pesar de todos sus recientes éxitos, y ser una cantante a las puertas del superestrellato, la vida en la carretera dista mucho de ser todo lo glamurosa que se podría esperar. No tiene estilista de cabello, ni maquillador, y duerme en una litera.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE TU PROMOCIÓN INTERNACIONAL?
"Volverme superfamosa", dice sonriendo, y continúa: "No, el tema es que quiero que tanta gente como sea posible escuchen mis singles, me vean en concierto y reproduzcan mi álbum en streaming, y si mi música llega a un público tan amplio, quiero hacer un tour de estadios, ganar un puñado de Grammys y tener números uno en Billboard".

SI REGRESAS A NORTEAMÉRICA EN UN AÑO O DOS, ¿ACTUARÁS EN ESTADIOS?
"No lo creo, es demasiado pronto. ¿Pero tal vez en tres o cuatro?"

Mi mayor inversión es comprarle un apartamento a mi abuela. Se lo merecía de verdad.


ZARA LARSSON
 

¿Y SI NO SALE?
"Lo deseo muchísimo y me encanta soñar a lo grande. Pero no soy una ingenua y sé que las cosas no siempre salen de la forma en que las pensé en mi cabeza. Pase lo que pase, nunca voy a dejar de cantar y sé que voy a estar haciendo esto durante el resto de mi vida. Mientras tenga a buenas personas a mi alrededor, me siga gustando lo que hago y trabaje duro, saldrá".

Entra en su vestuario en la discoteca, se corrige el maquillaje y se pone una sudadera con capucha, oversize y de color rosa, de su colección de H&M. Cuando sale del vestuario, está hablando con su madre por Facetime.

"¿Te vas a pelear con el mundo entero?" escuchamos que le pregunta su madre, acerca de su más reciente controversia en Twitter. Luego la conversación pasa a girar entorno a la escuela secundaria, dado que Zara se gradúa este verano. Zara es una persona tranquila, no parece preocupada por la opinión de otras personas sobre ella y no se muestra como una persona que quiera instigar una disputa en Twitter con nadie: tan solo quiere que la gente sepa cuál es su posición y que no tiene miedo de decir lo que piensa.

Zara tiene un vínculo estrecho con su familia, y aunque piensa que es irrelevante compartir cuánto dinero está ganando, no repara en gastos en lo que refiere a gastarlo en sus seres queridos.

"¿En qué podría gastar dinero?", pregunta. "¡Sigo viviendo con mis padres en Estocolmo y no es muy caro estar en este autobús! Tomo un montón de taxis y –es verdad– me gusta comprar bolsos caros, zapatos y accesorios. Si veo algo que verdaderamente quiero tener, se lo digo a mi madre y me transfiere dinero. Ella se ocupa de mis finanzas. Pero mi mayor inversión ha sido comprarle un apartamento a mi abuela. Se lo merecía de verdad, y lo considero una inversión y no un derroche de dinero, obviamente. Me encantaría gastar más dinero en esa clase de cosas, en la gente que amo".

Al caminar por las calles del moderno vecindario de U Street en Washington D.C., resulta evidente que Zara Larsson es una potencia a tener en cuenta. Las miradas se giran hacia ella, el tráfico se detiene y entabla conversaciones al azar con extraños en cualquier lugar al que va.


De regreso en el autobús, las bailarinas de Zara han regresado después de un día de visita turística por la capital de EE.UU. Muestran las fotos que se sacaron delante de la Casa Blanca, del Monumento a Lincoln y otros monumentos y sitios de interés. Durante el mes que Zara ha pasado en Norteamérica, no ha visto el país que ha estado cruzando. La mayor parte del tiempo llevan bajadas las cortinillas del autobús y cuando paran en una ciudad, siempre hay una entrevista por hacer, un programa de televisión en el que actuar, o un concierto que dar.

"América está pasando a mi lado a toda velocidad y apenas veo nada de ella. Esta es mi primera visita a D.C. y ni siquiera he visto la Casa Blanca. Siempre me digo que regresaré y lo veré todo la próxima vez".

Ni ella ni las bailarinas han cumplido 21 años así que no pueden ir a bares o discotecas, y dado que Zara sigue residiendo en Estocolmo, todavía no ha establecido un grupo de amigos famosos de Hollywood con quienes ir a fiestas. Pero lo más importante son los conciertos, que toca en nuevas ciudades cada dos días. Si saliera de fiesta por las noches no sería capaz de hacer un trabajo tan genial en cada una de las actuaciones.

¿TIENES GROUPIES O FANBOYS?
"¡Ja ja, todavía no! Pero no importa, estoy bien así".

¿ESTÁS SALIENDO CON ALGUIEN?
"No, estoy super soltera en estos momentos. O bien, no estoy saliendo con una única persona, por así decirlo".

¿Y USAS TINDER?
"No a esa pregunta también..."

¿Y QUÉ HAY DE RAYA [AL QUE LLAMAN EL TINDER DE LA ÉLITE]?
"¡Dios mío, no! ¡Nunca lo haría! Es tan elitista y desagradable. No me gusta esa idea, es como 'hola, somos la gente popular y bonita, ¿quieres una cita con uno de nosotros?'. Tener una relación verdaderamente no es una prioridad para mí. Si conozco a alguien, conozco a alguien, pero no estoy buscando activamente". 

¿QUÉ HAY DE ESOS RUMORES SOBRE JUSTIN BIEBER?
"¡Ojalá!", dice riéndose. "Son completamente infundados, pero me interesaría hablar con él si nos encontramos de nuevo. Nos hemos saludado en un restaurante una vez, pero definitivamente nada más que eso", afirma, y continúa: "Es extraño con la mitología que se produce entorno a la gente famosa, porque una vez que los conoces te das cuenta que son simplemente gente normal. La única persona que quiero mantener en mi pedestal de superestrella es Beyoncé".


Anochece cuando Zara y sus bailarinas suben a escena. Se han agotado las entradas y el público está en éxtasis. Es una mezcla ecléctica entre mayores y jóvenes que cantan a coro con el conjunto de hits que Zara interpreta sobre el escenario. Cuando pregunto a una joven pareja del público a quién vinieron a ver –a Clean Bandit o a Zara Larsson– contestan con energía que esta última.

"¡Es una verdadera estrella!", dicen.

Zara triunfa con cada movimiento, letra y nota, mientras alimenta las ansias del público por bailar y cantar. Nunca ha estado mejor que ahora. Su gran confianza se trasluce en todo el espectáculo, especialmente cuando juega, tentando con una de las canciones finales del programa.

"¿Sabéis cuál es mi defecto?", le grita al público enloquecido. Mantiene el suspense durante unos segundos antes de contestar a su propia pregunta: "¡Ninguno!"                                            

El público no está dispuesto a dejarla ir cuando se baja del escenario después de interpretar su éxito de 2016  Nothing Without You, e invita a subir a Clean Bandit.

Siempre me ha resultado natural ocupar mucho espacio y tengo confianza en mi talento.


ZARA LARSSON
 

Después del espectáculo, Zara hace una aparición especial con Clean Bandit antes de regresar al bus. Es cerca de medianoche y la esperan seis horas en carretera hasta Nueva York, donde va a actuar en un programa de noticias a las 8 de la mañana. Al prepararse para acostarse, Zara comparte unas risas con las bailarinas, siempre con una broma, una impresión o una reacción teatral ante una pregunta.

SE TE VE MUY CONFIADA.
"Sí, y siempre lo he sido. Siempre me ha resultado natural ocupar mucho espacio y tengo confianza en mi talento, que se me da genial lo que hago. Siempre he amado cantar y me siento muy feliz haciendo esto. Que todo esto esté sucediendo", dice haciendo un gesto con la mano a su entorno en el autobús.

¿CUÁNDO NO SIENTES CONFIANZA?

Hace una pausa y piensa un momento.

"Cuando me están entrevistando en televisión, porque no estoy demasiado acostumbrada a ello. Pero me siento especialmente nerviosa cuando saco material nuevo: nunca tengo plena confianza de que a la gente le guste o lo quieran escuchar, me da un poco de miedo. Pero de nuevo, al final no importa demasiado porque me siento orgullosa de lo que hago y estoy trabajando con aquello que más amo en el mundo".

¿ESTÁS VIVIENDO TU SUEÑO?
"¡Y que lo digas!"

Zara se limpia el rostro y cepilla los dientes, da las buenas noches y cierra la puerta de la sección del bus donde está su litera.

 

La colección Zara Larsson > < H&M llegará a tiendas seleccionadas y online el 18 de mayo.

SHOP THE STORY
Volver al inicio
Volver arriba