Christie Brinkley works out in pink leg warmers, All Over Press.

Christie Brinkley works out in pink leg warmers, All Over Press.

10 IMPROBABLES TENDENCIAS QUE SIN EMBARGO NOS PUSIMOS

Algunas tendencias envejecen mejor que otras, y aunque todos aspiramos a mirar atrás, a nuestras elecciones de moda de cuando éramos más jóvenes, sin tener que pasar vergüenza, bueno... Aquí tenemos las tendencias más increíbles de días pasados.

Princess Diana in a puffball skirt and a muff from Chanel, All Over Press.

10. LA FALDA ABOMBADA
Nos trae flashes de cabellos peinados hacia atrás, sombra de ojos neón y Cyndi Lauper: la falda abombada era clave para lograr un look dramático durante la década de 1980. Pero a diferencia de otras tendencias extremas de los 80, era popular entre tanto la moda callejera alta como la alta costura, con faldas y vestidos de fiesta abullonados invadiendo los pasillos y la pista de baile.

9. MITONES
El mitón podría ser uno de los elementos más innovadores de nuestra lista: una manga suelta, suave y agradable, para mantenerte calientes las manos cuando hace frío. La primera vez que fue popular fue en el siglo XVI; hoy en día se los considera una prenda para damas pero anticuada reliquia del pasado.

Henry VIII shows off his codpiece, All Over Press.

8. BRAGUETAS DE ARMAR
Tal vez no sea una zona a la que queramos dirigir la atención a día de hoy, pero las braguetas de armar estaban totalmente de moda en el Renacimiento. Esa prenda que cubría la entrepierna del caballero, de la que Enrique VIII hace gala, disfrutó de un período de popularidad gracias a que destacaba los atributos masculinos - antes de pasar de moda a principios del siglo XVII.

Marie Antoinette in a huge wig, All Over Press.

7. PELUCAS DEL SIGLO XVIII
Los peinados de hoy parecen de lo más aburridos comparados con los del pasado. En el siglo XVIII, una peluca empolvada sobre la cabeza de un hombre era un símbolo de estatus, y las mujeres los imitaron empolvando y apilando sus propios rizos en formas ornamentadas sobre sus cabezas, luciéndolos de manera decadente.

Rave kids from the 90s, All Over Press.

6. VAQUEROS RAVE
Señal inconfundible del chico guay de la década de 1990: los enormes vaqueros sueltos causaban furor, y en cuanto a talla, cuanto más grandes mejor. Y si tenían bordados atrevidos y remiendos que exhibieran tus credenciales contra-culturales, tanto mejor.

Paris Hilton in her pink tracksuit and Carrie Grant in leg warmers, All Over Press.

5. CHÁNDAL DE VELOUR
Lo último en ropa de entrecasa de lujo: los chándals de velour se convirtieron en símbolo de estatus entre la sociedad y famosos de la década de 2000. Tanto mejor si tenías alguna clase de eslogan escrito sobre el trasero y para los verdaderamente relajados, un par de Uggs para completar el look informal. 

4. CALIENTAPIERNAS
Migrando del estudio de danza a las calles, los calientapiernas pasaron a formar parte del crossover de moda callejera que dominó el estilo de la década de 1980. Hoy en día, ponerse algo que parece un calcetín pero no está cerrado por abajo podría parecer raro, pero en esa época era la manera más popular de introducir algo de estilo aeróbico en tu look.

The 50s bullet bra, Getty Images.

3. SUJETADORES BALA
En la década de 1950, el estilo pin-up exigía una silueta neumática, enfatizando las curvas de la mujer hasta la locura. Los sujetadores bala fueron cruciales para lograr ese look de Sweater Girl del estilo norteamericano de su época, y fueron brevemente recuperados por Madonna y Jean Paul Gaultier en la década de 1990.

Paula Adbul took her scrunchie on stage, All Over Press.

2. COLETA ALTA
La coleta es ese gran elemento de discusión: genera más opiniones opuestas que las últimas creaciones rediseñadas de un bloguero. Para algunos es un anacronismo de tiempos pasados que se quedó anclado en 1989. Para otros, es una parte esencial de los tocados de la It Girl moderna, una bonita y divertida forma de domar una melena salvaje.

Joan Collins in impressive shoulder pads, All Over Press.

1. HOMBRERAS EXTREMAS
Poder. Estatus. Riqueza. ¿Quién hubiera imaginado que la humilde hombrera podría representar tanto? En la década de 1980, en la cumbre de su esplendor -y no es que queramos jugar con dobles sentidos- las hombreras formaban una parte esencial de la vestimenta con poderío, en una época en que las mujeres intentaban tener éxito en la sala de juntas y fuera de ella, usando un traje sofisticado como principal arma en su arsenal.

Volver al inicio
Volver arriba