What’s hot?

¿Qué está de moda?

Siente el pulso. Absorbe la energía. Finalmente estás de regreso, en plena forma después de un verano relajante. ¿Cuál es el siguiente paso? Aquí vienen los artículos e inspiraciones esenciales para la nueva temporada.

Chloe Sachdev and Anja Rubik shows how to wear knit, Getty Images.

EL PUNTO A LA ÚLTIMA
Hay algo en su relajado sex appeal que hace que el punto desenfadado resulte sumamente popular en estos momentos. Mira a Marilyn Monroe en la playa en 1962 con un cómodo cárdigan, a Nastassja Kinski con un suéter rosa mullido en Paris, Texas en 1984, o incluso la angora de Nicholas Hoult en Un hombre soltero de Tom Ford en 2009. El punto viene a dos por el precio de uno en la moda: puede ser seductor y mantenerte calentita.  ¿Quién puede discutir con esa clase de doble gol? La novedad del punto ahora mismo es el aire cool que tiene. Deberían ser utilizados a la manera desenfadada de la despreocupada chica francesa, como si te hubieras tirado por encima lo que tenías más cerca de la cama. Luego puedes añadir cualquier cosa que concuerde con tu estado anímico o personalidad: zapatillas, tacones, vaqueros ceñidos. Tan solo asegúrate de que la prenda de punto ocupe el papel protagonista.

Pernille Teisbaek and Veronika Heilbrunner in dungarees, Getty Images.

PETOS
Olvídate de toda asociación con los Tiny Tots o Super Mario: esta temporada, el mono -esa maravillosa prenda de una pieza- es un artículo básico de fondo del armario moderno. Los petos se han convertido rápidamente en la prenda para usar a capas a la que recurren las chicas modernas, poniéndosela sobre camisetas vintage, tops de chaleco o un polo para conseguir un éxito instantáneo en las tendencias, y han hecho un largo recorrido desde su apogeo durante el grunge de la década de 1990. Inspírate en el estilo de Diane Kruger, Jessica Alba y Emma Watson con tela vaquera azul o firme algodón negro. 
Lo que da al nuevo peto un aire verdaderamente fresco es su forma moderna y femenina. Ya no es cuestión de centrarse en los bolsillos utilitarios y el encanto andrógino. Tus principales opciones para el otoño son las siguientes: largo, estilizado y tipo sastre con acampanado años 70 (véase Dakota Johnson y Kate Bosworth para ver pruebas de una versión a la moda y a cuerpo), o relajado e informal, con un ajuste levemente holgado para darle un aire fresco y aniñado. ¡Eso es todo lo que necesitas saber para unirte al grupo de chicas populares!

The bucket bag, Getty Images.

EL BOLSO DE SACO
Los bolsos son el caballo de batalla de cualquier conjunto. Algunos incluso dicen que es lo que hace que un conjunto tenga éxito. Pero estaremos de acuerdo en una cosa: para uso cotidiano, queremos algo práctico pero que sirva para cualquier look, de chica boho a chic parisino. Presentamos al bolso de saco. Mientras que una cartera tiene un definido aire de colegial, y los bolsos de estructura rígida se desvían hacia el ámbito de lo correcto y formal, el bolso de saco es informal, cool y muy actual.
El nieto de Louis Vuitton, Gaston-Louis, es quien se lleva el mérito de diseñar uno de los primeros bolsos de saco, allá por 1930: uno que pudiera transportar exactamente cinco botellas de vino espumoso. El bolso de saco tal como lo conocemos hoy, sin embargo, evoca los bolsos usados por los marineros en la segunda guerra mundial –cordón para cerrar, tira para colgar y base firme– pero adaptados a tamaño cartera. 
Lo especial del bolso de saco es su forma universalmente atractiva. Hay espacio para todo lo esencial (¡y a menudo más!) y simplemente puedes colgártelo al hombro y salir. Y puesto que es un diseño que queda bien en cualquier material, desde cuero hasta tela e incluso brocado de seda, definitivamente hay un bolso de saco ahí fuera listo para satisfacer tus necesidades. 

The long black dress, Getty Images.

El vestido largo negro
No, no se trata del Pequeño vestido negro lo que tenemos en mente este otoño, sino el Vestido largo negro. Las cualidades para la hora del cóctel del pequeño vestido negro son historia antigua: mucho más interesante son las capacidades camaleónicas de la nueva versión. De hecho, es difícil pensar en un contexto u hora en los que el Vestido largo negro parezca fuera de lugar. Mientras que la prenda en sí se mantenga al mínimo (dándole un encanto desenfadado) sin embargo no demasiado informal en cuanto a la tela (para que no dé la impresión de ser un trapo negro que acabas de encontrar en un rincón de tu armario), te llevará desde un desayuno chic en un hotel a una reunión en la oficina o una cena tardía sin que te sientas incómoda en ningún momento. ¡Incluso podrías pasarte por un picnic en el parque, si es te invitan a uno!
El Vestido largo negro es la prenda básica definitiva. Piensa en la forma en que puede cambiar: una chaqueta de motociclista de color lo convierte en urbano y a la moda, los zapatos planos hacen relucir su lado informal, y un bonito collar con carácter realza su factor de glamour. En definitiva, el nuevo vestido negro es sencillamente aquello que tú quieras hacer de él. Tanto si eres una minimalista o una adicta al boho, no hay riesgo de que este vestido te lleve a ti, en lugar de al revés.

Helena Bordon in the parka, Getty Images.

EL PARKA
El parka es un genuino clásico de la moda, junto con el abrigo color beige o el perfecto par de botas de motociclista desgastadas. Tiene la capacidad de aportar un toque de cool desenfadado a cualquier conjunto y funciona bien tanto tirado por encima de un vestido de fiesta como con pantalones cortados y botas de goma en el barro de un festival de verano. Esta temporada, querrás que tu parka dé la impresión de "tomado prestado de los muchachos" –piensa en Kate Moss llevándose la chaqueta favorita de Jamie Hince para pasar una velada de juerga, o Jane Birkin acurrucada con un tesoro vintage de Serge Gainsbourg que encontró en un mercadillo parisino. El parka tiene algo inherente de rock ’n’ roll. Nunca es demasiado precioso, habla de aventuras, diversión y una actitud de "a quién cuernos le importa", igual que la mujer que lo lleva.

The A-line skirt at Giambattista Valli, Getty Images.

LA FALDA DE LÍNEA A
Desde que Mary Quant la popularizara en la década de 1960, la falda corta ha formado parte de nuestro armario cotidiano. Ahora es igual de estándar que un par de vaqueros. Una forma de añadirle una variación especial viene con el corte en A, o evasé. Convierte algo común y corriente en algo agradablemente aniñado, especialmente al combinarlo con cierres de botón. La pana, gamuza y vaquero funcionan bien para el tipo de look que enorgullecería a Alexa Chung: un toque de ingenuidad de los 60 con una pizca de estilo tienda de segunda mano de los 90. Es la clase de artículo que fusiona décadas fácilmente para dar en el clavo con la vestimenta moderna. ¿Ideas para cómo llevarla? Combínala con un jersey ajustado, leotardos transparentes y una chaqueta corta. O tal vez botines para un uniforme otoñal ahora muy actual, con línea de ojos y pelo alborotado para darle el look completo. 

Flared jeans on Alexandra Carl and Olivia Palermo, Getty Images.

PANTALONES DE CAMPANA
Siendo que la década de 1970 sigue muy en el punto de mira de la temporada, no nos sorprende que la campana sea la forma de pantalón óptima para mostrar en estos momentos. Si la tela vaquera aporta un estado anímico tipo "dar un paseo por la playa", un pantalón acampanado es una forma más inteligente de adoptar la tendencia, y traslada a las calles de la ciudad la que actualmente es la década favorita de la moda. Si los llevas con una blusa con la cintura marcada y plataformas altas, los pantalones de campana te recuerdan el anuncio clásico de la fragancia Charlie, en el cual una mujer independiente baja dando zancadas por la calle, con el mundo a sus pies. Sin embargo, no todo se vive de nueve a cinco: este es un look que también funciona bien por la noche. Los pantalones de campana drapeados son muy Bianca Jagger en Studio 54: combínalos con una camisola irregular y delicadas joyas de oro. 

Volver al inicio
Volver arriba