UN AMOR VAQUERO

No hay ninguna prenda de armario a la que tengamos más cariño que nuestro par de vaqueros favoritos. Fuimos a Berlín a la caza de inspiración vaquera, y no quedamos decepcionados: Berlín nos la dio.

Volver al inicio
Volver arriba