Model Laure Julie photographed by Andreas Sjödin and styled by Columbine Smille.

Model Laure Julie photographed by Andreas Sjödin and styled by Columbine Smille.

EL PUNTO CLÁSICO

Cuando encuentres la perfecta prenda de punto, más te vale no separarte de ella. Esta es la historia de uno de los verdaderos clásicos de la moda.

Un buen jersey vale más que mil, ejem, sudaderas. Y encontrar un jersey que no sea demasiado caliente, demasiado delicado, demasiado bolsa ni –Dios no lo quiera– dé picores, es algo que algunas personas logran luego de esperar una vida entera o buscan incesablemente sin encontrarlo. Así que ahora que hemos terminado de parafrasear canciones famosas de años recientes [Bound 2 de Kanye West y A Moment Like This de Leona Lewis, por si te lo habías perdido] es hora de rebuscar en el baúl de los recuerdos de la moda.

La historia del tricot y de la ropa de punto es larga (y a veces aburrida, para ser sinceros) y data de varios miles de años: los hallazgos más antiguos son del antiguo Egipto. Pero hagamos un avance rápido a la década de 1920, después de que la revolución industrial permitiera la producción en masa, y el nacimiento de la ropa de punto elegante. 

Antes de finales de la década de 1910 y la de 1920, las prendas de punto no habían sido consideradas prendas de moda pero durante este período se derrocaron un montón de antiguas creencias y verdades. Los diseñadores de alta costura francesa se obsesionaron con las prendas prácticas y cálidas, y el punto se volvió chic y algo adecuado para la mujer moderna que exigía que su ropa fuera cómoda y le diera libertad. Aunque los innovadores de la moda como Coco Chanel presentaban jerseys, chalecos y faldas de punto, la mayoría de la gente [léase: mujeres] en Europa y América sabía hacer punto, por lo cual se volvió una tendencia fácil que cualquiera podía probar. 

Desde su debut como prenda de la moda hace casi un siglo, el punto se ha afianzado. Desde los patrones deportivos de Fair Isle en los años 30, los modelos a cuerpo de los años 40 y 50, lo informal y grueso en los años 70 y los calientapiernas en colores neón en el mundo post-Flashdance a los jersey rasgados de pescador que vemos en todas las estrellas de estilo urbano hoy en día. En esta temporada celebramos el punto clásico y perfecto: no demasiado grueso y voluminoso, ni demasiado preppy y apropiado.

 

En este artículo, la bella Laure Julie (Le Management) posa con una de las prendas de punto favoritas de H&M Life en estos momentos. La peinó Lok Lau (CLM) y Anya De Tobon (LinkDetails) la maquilló. 

SHOP THE STORY
Volver al inicio
Volver arriba