The Little Black Dress

EL PEQUEÑO VESTIDO NEGRO

El pequeño vestido negro es una de las prendas verdaderamente icónicas de la moda. Te contamos cómo esta prenda cambió la historia de la moda y te mostramos cómo llevarla en esta temporada.

SU HISTORIA
En 1926, Vogue publicó un dibujo de un vestido Chanel. Tenía mangas largas y un diseño sencillo aunque elegante. Vogue predijo que el vestido negro se convertiría en el uniforme de "todas las mujeres de buen gusto", comparándolo con el autómovil Ford Modelo T.

El coche Modelo T era también sencillo y universal, y lo más importante: estaba "disponible en cualquier color siempre y cuando sea negro". 

Al igual que el coche, el pequeño vestido negro fue fruto de su época. Este vestido permitía que las mujeres de todas las clases lucieran un aspecto moderno y a la moda, incluso durante la recesión y depresión de la década de 1930. Coco Chanel misma fue citada diciendo: "Gracias a mí, ellas [que no son ricas] pueden pasearse como millonarias".

En la década de 1930, el pequeño vestido negro tenía un corte más suave y femenino, pasando al estilo práctico y minimalista que tendría durante los años marcados por la guerra en la década de 1940. En la posguerra, Christian Dior introdujo El Nuevo Look - uno de los verdaderos hitos en la moda femenina. Dior añadió un poco de drama al vestido negro. La cintura de avispa y faldas amplias le aportaron una nueva silueta. 

Pero al oír hablar del pequeño vestido negro o "petite robe noir", la mayoría de nosotros probablemente pensemos en la versión de los años 60. La falda era (¡mucho!) más corta, el estilo más sencillo. 

La actriz Audrey Hepburn inmortalizó el pequeño vestido negro en la película Desayuno con diamantes en 1961, llevando un vestido negro largo en la escena inicial, diseñado por el maestro de alta costura francesa Hubert de Givenchy.

En 2006, ese vestido se vendió por 467.000 £ en una subasta en Londres. 


CÓMO PONERLE ESTILO
Chanel solía combinar sus pequeños vestidos negros con un collar de perlas (o varios), el cual ha sido el compañero de esta prenda desde entonces. Ahora mismo, preferimos que el look sea lo más sencillo posible. Para esta sesión fotográfica, la estilista Columbine Smille se decidió por un brazalete minimalista de plata. 

"El pequeño vestido negro es una de esas prendas perfectas y atemporales que nunca pasan de moda. El negro es también un color muy halagador, dado que estás eligiendo un vestido a cuerpo.

En esta temporada, preferimos el largo justo por debajo de la rodilla y una silueta ajustada. 

"Me gustan los vestidos con manga corta y un escote redondo no demasiado revelador", afirma Columbine Smille.

 

Las prendas favoritas del fotógrafo Tobias Lundkvist son las clásicas: una camiseta negra y zapatillas de Chuck Taylor. La prenda favorita de la estilista Columbine Smille es el perfecto vestido negro de seda. Nuestra modelo es la muy elegante australiana Catherine McNeil. Peinados de Mette Thorsgaard y maquillaje de Josefin Scherdin.

Vestidos negros de hoy y de ayer: Grace Kelly, Marilyn Monroe con su marido Arthur Miller, Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes, Josephine Baker, la Princesa Diana, Kate Moss, Nicki Minaj, la Primera Dama Michelle Obama con el Presidente Barack Obama y Joan Bennett de 1928, All Over Press/Getty Images.
Volver al inicio
Volver arriba