The origin of the blazer

El origen de la americana

Cómo esta básico de moda masculina preppy se convirtió en una de las prendas imprescindibles de la temporada.

SU HISTORIA
Ya sea de botonadura simple o doble; con los botones de madera, plástico o dorados; de tweed, lana o terciopelo; con aberturas o sin ellas: la americana (también conocida como blazer o bléiser) es siempre una parte esencial e icónica de la vestimenta de hombre y de mujer. Para muchos chicos y chicas jóvenes del mundo, la chaqueta sirve como primer encuentro con la ropa formal siendo una prenda clave de los uniformes de escuela y un artículo esencial de vestimenta para lograr el look preppy. 

El origen de la americana data de 1825 y un club de remo en la Universidad de Cambridge, Inglaterra. Para indicar que eran miembros del club, todos los miembros llevaban chaquetas de franela color rojo vivo ("blazing red" en inglés) que, por su color, se apodaban "blazers". Evidentemente, este apodo se volvió permanente. Aunque esta chaqueta nació en Gran Bretaña, fueron los americanos quienes le dieron fama mundial. Con su intención de señalar pertenencia e inclusión, las chaquetas fueron fundamentales en las universidades de la Liga Ivy de Estados Unidos y en los equipos deportivos y sociedades selectas que formaban parte de ellos. 

Comenzó como una parte importante del look preppy, pero la americana ha formado parte de diversos movimientos de la moda a lo largo de su existencia. En la década de 1960, por ejemplo, se convirtió en especialmente popular con la subcultura mod británica que estaba inspirada por los iconos del rock 'n' roll de la época como The Who, The Rolling Stones, The Kinks y The Beatles, quienes a menudo se veían con americanas de colores vivos o a rayas con grandes solapas. Si no recuerdas los años 60, Austin Powers lucía un look similar (¡aunque tal vez algo exagerado!) en sus populares películas de finales de la década de 1990. 

Al principio, la americana era una prenda básica masculina, pero hoy en día es igual de esencial en la moda femenina y se volvió una parte importante de la vestimenta profesional cuando las mujeres entraron en los lugares de trabajo dominados por los hombres a mediados del siglo XX. 

Finalmente, la americana se ha vuelto tan popular y usada ampliamente que sus connotaciones de colegio finos y sociedades selectas se ha desvanecido. Hoy en día es una prenda cotidiana que ensalza cualquier look y ha tenido un gran regreso en las pasarelas de 2016 y 2017. Póntela sobre tu vestido lencero si quieres parecer menos desnuda, con vaqueros y una camisa remetida para un look smart casual en la oficina, o de color rojo vivo si vas a visitar un club de remo en Cambridge.

La americana, presentada por la modelo Lara Mullen (Premier Management). El peinado es de Lok Lau (CLM) y Anya De Tobon (LinkDetails) hizo su magia de maquillaje. 

Volver al inicio
Volver arriba