THE ITEM

EL TRAJE PERFECTO

Es el símbolo fundamental de la ropa de hombre. Esta temporada, celebramos la versatilidad del traje, y te mostramos cómo convertirlo en tu vestuario cotidiano. ¡Es hora de trajearse!

The Phillip Lim Spring/Summer 2014 suit with a 80's vibe, All Over Press.

SU HISTORIA
Las modas se desvanecen, el traje es eterno. Ésta es una de esas prendas clásicas que van más allá de la moda; una forma de vestir más que una tendencia de temporada.

Aunque el aspecto del traje puede haber ido cambiando desde los días del dandy del siglo XIX, el traje sigue llevando consigo pequeños recordatorios de su historia. Los botones de las mangas, por ejemplo, fueron diseñados para los cirujanos del ejército que necesitaban enrollarse las mangas cuando trabajaban en el campo de batalla. (Es por eso que los botones funcionales del puño a veces se llaman "Surgeon's Cuffs" o "puños de cirujano" en inglés.)

El traje, como concepto de llevar una chaqueta/abrigo a juego con los pantalones, ha existido desde hace siglos. El moderno traje de calle, o traje de negocios como también se le llama, se popularizó a finales del siglo XIX. La idea es que fuera un conjunto muy informal, pensado para deportes o para descansar en el jardín de la casa de campo. Luego alguien inventó la "chaqueta para cenar" (más tarde conocida como esmoquin) y de pronto quedó aceptado ponerse ropa de entrecasa para las cenas formales.

En la era de la posguerra de las décadas de 1940 y 1950, el traje fue modernizado y simplificado, más bien con fines de comodidad y conformidad que de estilo. Desde entonces, cada década ha tenido su propio estilo: desde el corte ajustado en los años sesenta a las solapas grandes de los setenta, los hombros anchos de los ochenta, el estilo muy holgado de los noventa y los trajes relucientes de principios del nuevo milenio.

CÓMO PONERLE ESTILO
¿Nunca te consideraste un hombre trajeado? Te rogamos amablemente que te lo replantees. Es el año 2014, el traje ya no está reservado a los banqueros y agentes de bolsa. "Llevar unas zapatillas con el traje le da un aire más informal y personal. No tienes que parecer un hombre de negocios solo porque estés llevando traje", afirma la estilista Columbine Smille. El negro es un color clásico - pero un tono más claro también hace que el traje sea más versátil. "El gris es menos formal que el negro, pero aún así se puede usar en ocasiones formales".

 

Las prendas favoritas del fotógrafo Tobias Lundkvist son las clásicas: una camiseta negra y zapatillas de Chuck Taylor. La prenda favorita de la estilista Columbine Smille es el perfecto vestido negro de seda. Nuestro modelo es Andre Feulmer, un joven realmente adorable. Peinados de Mette Thorsgaard y maquillaje de Josefin Scherdin. 

Suits over the years: Cary Grant, Mad Men's Don Draper, Marvin Gaye, Gregory Peck, David Bowie, Justin Timberlake, Marlon Brando and his crew in The Godfather and Oscar Wilde – author and dandy, All Over Press/Getty Images.
SHOP THE STORY
Volver al inicio
Volver arriba