THE PERFECT T-SHIRT

LA CAMISETA PERFECTA

Resulta difícil imaginarse un armario sin ella, pero esta prenda básica solo lleva en uso unos 100 años, y durante sus primeras décadas era –al igual que los pantalones– una prenda solo para hombres. Aquí viene una breve lección de historia sobre la camiseta.

En la década de 1940, la camiseta salió de su escondite y se la subió de categoría: de ropa interior a ropa cotidiana. Al mismo tiempo tuvo una metamorfosis, de prenda de uso masculino a la prenda unisex que es hoy. Antes de contar la historia de cómo la camiseta se volvió un artículo de moda, tenemos que retroceder algunas décadas, hasta la de 1910. 

El año oficial de nacimiento de la camiseta es 1913, cuando empezó a ser distribuida al personal de la Marina de los EE.UU. como algo para ponerse debajo del uniforme. Ahí se quedó hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las tropas de los EE.UU. regresaron del frente con su ropa interior puesta por fuera. Su popularidad explotó en la década de 1950 cuando fue vista en iconos e ídolos, siento los más notables, por supuesto, Marlon Brando (en Un tranvía llamado deseo) y James Dean (en Rebelde sin causa). Esto es lo que hizo despegar el viaje de la prenda, de fondo de armario hasta artículo de moda. Y no solo para los varones. Algunas mujeres famosas como Brigitte Bardot y Juliette Greco participaron en la introducción de la camiseta como artículo de moda también para chicas. 

Después de su presentación en las décadas de 1940 y 1950, los sesenta fue la década en la que la camiseta dejó de ser algo básico y empezó a ser una prenda con carácter propio. Los miembros del movimiento hippie empezaron a llevar camisetas teñidas estilo batik y las convirtieron en parte de su uniforme junto con carteles de paz, chaquetas de gamuza con flecos, gafas de sol redondas y vaqueros de campana. Los años 60 fue también la última década en la que las camisetas no tenían ninguna relación con bandas, ciudades, compañías y todo lo demás que se empezó a estampar sobre ellas en la década siguiente. Los años 70 y 80 fueron las décadas en las que los directores de marketing y anunciantes se dieron cuenta de que podían convertir a la gente en vallas publicitarias en movimiento. Un famoso ejemplo es la camiseta "I 'corazón' NY" que se empezó a vender en 1977. Aunque esta prenda era, en algunos aspectos, un artículo de moda, seguía siendo algo que la gente tenía tendencia a comprar al granel al ir al supermercado. Fue durante los años 90 que se convirtió en alta moda, cuando el look de vaqueros y camiseta tomó la pasarela.

¿Y por qué no habría de ser la camiseta un artículo de la moda? En su forma básica, funciona como un lienzo en blanco que con los arreglos correctos (o estampados y parches, que también valen) se puede transformar en algo personal y proclamar al mundo quién eres. La camiseta es tan básica que deja espacio para la innovación. 

¿Te preguntas cómo ponértela? De cualquier manera que te apetezca, por supuesto, pero para ser sinceros como mejor queda es remetida en unos vaqueros negros o azules.

 

Aquí vemos la camiseta perfecta, presentada por nuestra adorada modelo danesa Laura Julie (Le Management). Peinado de Lok Lau (CLM) y maquillaje de Anya de Tobon (LinkDetails). 

Volver al inicio
Volver arriba