Cuando estoy con ella: Erin, Sienna y Mason

Cuando estoy con ella: Erin, Sienna y Mason

Sienna y Mason, de 10 y 11 años, se encuentran a las puertas de la adolescencia. Su mamá Erin nos habla de las preocupaciones, el orgullo y la admiración que siente por sus hijos.

RETROCEDAMOS AL MOMENTO EN QUE CONOCISTE A SIENNA.
"Hace casi 12 años; tenía pánico a decir la verdad. Sabía que mi marido sería un gran padre, pero yo sería la primera en mi grupo de amigas en ser mamá y no tenía a nadie de quién aprender o que me guiase".

"Cuando Sienna nació, fue lo mejor que hubiera imaginado. Fue un sentimiento de alegría en estado puro. Es todo un shock, demasiadas emociones al mismo tiempo. En un primer momento, quería viajar alrededor del mundo con mi bebé, pero pronto me di cuenta de que eso no era posible, Tenerla entre mis brazos era lo más bonito, y no podía dejar de mirarla ni un segundo para asegurarme de que estaba bien".

DEFINE TU RELACIÓN CON MASON Y SIENNA EN TRES PALABRAS.
"Felicidad, amor y realidad".

CUÉNTANOS ALGÚN DETALLE DE TU MADRE QUE SEA TU PASIÓN SECRETA.
"Nuestra madre es la mejor persona del mundo. Es alegre, elegante y divertida; excepto por las mañanas que es un poco gruñona hasta que se toma el café".

"Le gusta sacarnos los colores, sobre todo cuando estamos jugando o salimos con nuestros amigos. Nos da cientos de besos y abrazos. Le parece gracioso que pasemos un rato bochornoso".

Su personalidad es confiada y positiva, algo de lo que yo carecía, y eso es algo que me alegra.


Erin
 

¿CÓMO ES LA MATERNIDAD, AHORA QUE YA NO SON NIÑOS PEQUEÑOS?
"Es más sencillo. Me gusta la edad que tienen ahora. Aunque me preocupa cuando sean adolescentes, porque no es la mejor edad, y me aterroriza que sean arrogantes".

"Me preocupa que necesiten sentirse aceptados entre sus amigos o en el colegio, pero honestamente no creo que sea el caso. Su personalidad es confiada y positiva, algo de lo que yo carecía, y eso es algo que me alegra".

CUÉNTANOS ALGO QUE RECUERDES CON ESPECIAL CARIÑO.
"Cuando Sienna estaba en el colegio, había un niño pequeño que no dejaba de señalar la marca de nacimiento que tiene en la frente. El niño quizás no era consciente del daño que estaba haciendo, pero me llamaron del colegio para decirme lo que estaba ocurriendo y tuve que ingeniármelas para salir al paso. Entonces llevaba flequillo para ocultar la marca de nacimiento, y al día siguiente cuando se levantó, me dijo que ya no quería llevar flequillo; que prefería que todo el mundo viera su cara. Me dejó perpleja, y sentí un gran alivio, además de una gran admiración".

 

¿Más ideas para el Día de la Madre? ¡Lee más historias aquí! 

 

EL EQUIPO

FOTÓGRAFA Jacqueline Harriet

ESTILO Liz McClean | Walter Schupfer Management

MAQUILLAJE Linda Gradin | L’Atelier NYC

PEINADO Sabrina Szinay | The Wall Group

SHOP THE STORY
Volver a los comentarios
Volver al principio